¿De verdad quieres ser proactivo?

 

¿Alguna vez te has parado a pensar si eres una persona proactiva o si por el contrario eres una persona reactiva?.

¿Y en los pros y los contras de actuar de un modo proactivo o reactivo?.

Estoy segura de que tanto si ya te has plantado esta pregunta anteriormente como si no, sacarás alguna conclusión que otra al respecto leyendo este artículo. 

 

 

 

Para empezar veamos qué es ser una Persona Proactiva y qué una Persona Reactiva

 

El concepto de proactividad fue acuñado por el psiquiatra y neurólogo Austríaco  Viktor Frankl (1905-1997).

Frankl, que fue prisionero en campos de concentración nazi, publicó un libro relatando su experiencia durante su cautiverio; “El hombre en busca de sentido”. 

Explicó que unas de las claves para poder sobrevivir a dicha experiencia fue dotar de sentido a su existencia. 

Definió el concepto como la libertad de escoger nuestra actitud frente a las diferentes situaciones que debemos enfrentar en nuestra vida.

Una persona Proactiva es aquella que, como su nombre indica, ejerce un comportamiento proactivo. Esto es; su comportamiento es anticipatorio y actúa antes de que las cosas sucedan. Anticipándose de este modo a los acontecimientos.

Y por lo tanto decidir libremente que actitud quiere tomar ante las situaciones presentes y futuras, como explicaba Frankl.  

Por el contrario una persona Reactiva, ejerce un comportamiento reactivo, es decir, reacciona ante un determinado estímulo o situación cuanto ésta sucede, no antes.

De este modo no es capaz de anticiparse a las situaciones y ejerce un comportamiento impulsivo, condicionado  en muchas ocasiones por ese estímulo externo. 

Hasta aquí claro, sencillo. Pero no arroja mucha luz sobre las ventajas e inconvenientes de tener un tipo de comportamiento u otro, ¿verdad?.

Porque yo he llegado a la conclusión de que ambos comportamientos  tienen sus ventajas e inconvenientes.

Ya me dirás a que conclusión llegas tu ; ).

 

 

¿Cómo actúa una Persona Proactiva?

 

 

Toman decisiones más conscientes 

Alineadas con sus principios y valores. Más coherentes con ellos/as  mismos/as. Y por lo tanto más satisfactorias y gratificantes. 

Al anticiparse a las situaciones analizan pros y contras, y sus decisiones por lo tanto suelen ser más acertadas, minimizando el riesgo de cometer errores.

 

Se anticipan a los problemas

Ser proactivo/a es adelantarse a los problemas e ir actuando al respecto. Son precavidos/as.

Las personas proactivas no esperan a que las cosas sucedan y se ponen en acción de antemano.

Piensan antes de actuar. Esto les permite analizar y evaluar posibles acontecimientos y trabajar en ello de un modo más ordenado, reflexivo e inteligente. 

Esto hace que tengan más probabilidades de alcanzar el éxito en aquello que se propongan.

 

Salen de su «zona de confort»

¡De hecho les encanta!.

Son personas enfocadas en la búsqueda de soluciones.

Si no tienen la solución a un problema a mano o en su entorno más próximo no dudan en salir a buscarla más allá.

Son personas con un fuerte sentimiento de libertad, tanto de elección (Viktor Frankl) como de movimiento. 

Salir de su zona de confort refuerza este sentimiento.

Puedes leer más acerca de la zona de confort aquí 

 

No se dejan vencer por los fracasos

Muy al contrario, aprenden de ellos. Ven el error como una posibilidad de mejora.

Ven los problemas como desafíos y fuente de aprendizaje. Esto les convierte en personas creativas, abiertas al cambio y a la reflexión.

 

Alcanzan el éxito

Son analíticas, reflexivas, constantes, ven venir los problemas y se anticipan a ello. Atan cabos.

Están abiertas al cambio y son flexibles. Son conocedoras de sus propios recursos y no temen salir a buscar los que necesitan. Trabajan bien en equipo y no dudan en recurrir a otros en busca de ayuda…

Tienen todas las papeletas para alcanzar el éxito en aquello que se propongan. Y lo hacen!!  

 

Trabajan genial en equipo

Les gusta trabajar en base a objetivos y metas. Lo toman como un desafío. 

Les encantan tomar la iniciativa, pero también aprender y nutrirse de otros pues son amantes de la información.

Suelen ser excelentes líderes.  

 

Se superan a sí mismos 

Trabajan para convertirse en su mejor versión. 

No temen mirarse al espejo y detectar que aspectos necesitan mejorar. Se ponen manos a la obra y van creando la persona que quieren ser.

De igual modo crean la vida que desean. No esperan a llegar al final de su vida y arrepentirse de no haber hecho esto o aquello. De no haber sido esto o lo otro. 

 

Reaccionan mejor situaciones difíciles

Gestionan mejor el estrés y reducen de este modo la ansiedad. Ejerciendo de este modo un autoliderazgo efectivo.

Son personas con una Inteligencia Emocional muy elevada. Entienden la importancia de esta y trabajan para desarrollarla continuamente. 

En definitiva son personas muy capaces, muy conscientes de que tienen el poder de actuar, de ponerse en acción para conseguir aquello que desean.

No dan a otros poder sobre sus vidas. Toman el control de sus acciones y las orientan hacia aquello que desean. 

Establecen sus propias normas y crecen y avanzan en función a ellas.

 

 

¿Cómo actúa una Persona Reactiva?

 

 

Improvisan

Las personas reactivas esperan a que las cosas sucedan y entonces se ponen en acción.

No han pensado en ello de antemano, así que improvisan. Esta improvisación tiene como resultado que las decisiones sean acertadas o no. Los resultados dependen demasiado de otros factores ajenos a ellas.

Frases como: “Lo que tenga que ser será” o “Ya veré cómo lo resuelvo” están presentes en ellos. 

 

Su avance depende de otros

Se mueven por reacción a su entorno. Si otros avanzan ellos lo hacen. Si otros se detienen ellos se detienen. 

Tienen menos iniciativa propia, o simplemente carecen de ella. 

 

Son menos conscientes

Sus vidas suelen estar fuera de su control consciente, no se paran a analizar ni fuera ni dentro de ellos.

Esto hace que se conozcan menos. Que tomen decisiones basadas en satisfacer a otros más que en su propia satisfacción. 

 

Son socialmente correctos

Se dejan llevar por la corriente. A veces no son capaces de establecer sus propias normas. 

Si ya hay unas normas establecidas que “funcionan” para qué quebrarse la cabeza.

Todo les parece bien siempre y cuando no les salpique. Sólo cuando el asunto va con ellos se ponen en acción. Desde la improvisación. 

 

Gestionan peor sus emociones

Si el entorno es bueno se sienten, felices. Si por el contrario el entorno es negativo se sienten infelices. 

Esperan a que el mal trago pase, sin analizar sus emociones. 

Esto hace que su grado de Inteligencia Emocional sea bajo y sufran “secuestros emocionales”, facilitados además por su conducta impulsiva. 

 

Prefieren no salir de su zona de confort 

Si no es necesario simplemente no lo hacen. Así que cuando se ven obligados a ello, (salir de la zona de confort muchas veces no es por decisión propia, puedes leer mas acerca de esto aquí ), se sienten intimidados, aterrados, incapaces. 

Para ellos es territorio desconocido y esto hace que el miedo y la impotencia se apodere de ellos.  

 

 

Entonces… ¿Es mejor ser proactivo o reactivo?

 

Te diré algo. 

Nadie es totalmente proactivo ni totalmente reactivo. Todos somos un poco lo uno o lo otro dependiendo de las circunstancias y como reaccionamos ante ellas.

En realidad no hay personas proactivas y personas reactivas, sino comportamientos proactivos y reactivos. Eres tu quien tiene el poder sobre tu comportamiento. Así que puedes decidir libremente que tipo de persona quieres ser y ponerte a trabajar esos comportamientos para liderarlos eficazmente.  

Creo que en el equilibrio está la clave del éxito. Porque sí, hay comportamientos reactivos que nos pueden venir la mar de bien en determinadas circunstancias.

¿Qué no te lo crees? 

Párate a pensar…

¿Querer tenerlo todo bajo control es sano? En muchas ocasiones dependemos de la opinión de otras personas, nos guste o no. ¿Qué te parece tener un comportamiento reactivo y esperar a que otros opinen y decidan y solo después de escucharles pasar a la acción?

¿Y qué hay de la improvisación?

 Nos has salido nunca con amigos, o has realizado un viaje y has dicho: “ Bueno, quedamos allí y ya vemos que hacemos”

Ahhh… la frescura de la improvisación. 

¡No sé!… Se me ocurre que quizá dejar nuestro comportamiento reactivo para cosas que no dependen absolutamente de nosotros. O cosas sin importancia y tareas automatizadas por ejemplo… sabiendo que desde la improvisación podrás tomar acciones después.

Y un comportamiento mas proactivo para asuntos importantes y cuestiones vitales.

Puede ser una buena formula. 

 

No puedo evitar pensar que los grandes genios nadan contra corriente, se adelantan a su tiempo, a su sociedad. Rompen las reglas establecidas y crean las suyas propias, pululan alegremente fuera de su zona de confort y ponen rumbo y foco hacia “como podrían ser las cosas si”…. dejando espacio a la improvisación; “cuando explote veré que hago”. 

Logrando cosas extraordinarias.Llevando vidas extra ordinarias.

 

Y a ti, ¿qué se te ocurre?.

¿Qué estás pensando en este momento?.

¿Qué tipo de comportamiento te va más?.

¿Eres proactivo o reactivo?.

¿Equilibras tus comportamientos?

Te invito a dejar un comentario y me cuentas.

Esperaré en modo reactivo ; ).

 

You have Successfully Subscribed!

 

¡Sí! Quiero una sesión gratis

You have Successfully Subscribed!

¡Sí! Quiero una sesión gratis

You have Successfully Subscribed!

¡Sí! Quiero una sesión gratis

You have Successfully Subscribed!

¡Sí! Quiero más información

You have Successfully Subscribed!