¿Quieres saber por qué necesitas ejercer el autoliderazgo?

 

 

Sí sí, has leído bien. Lo necesitas.

 

Lo mismo me da que hablemos de emprender un negocio por tu cuenta, hacer una reinvención personal, educar a tus hijos, liderar un equipo de personas, ponerte a dieta, gestionar tu tiempo, mejorar tu relación con otras personas… Hablemos de lo que hablemos es necesario que ejerzas un autoliderazgo efectivo.

Te diré porqué.

 

Solo si ejerces un autoliderazgo efectivo podrás tomar las riendas de tu vida y alcanzar tus metas.

 

En primer lugar quiero aclararte que liderazgo y autoliderazgo no son lo mismo. Son muchos los clientes que me plantean sus dudas al respecto. 

Si entiendes la diferencia entre ambos también entiendes la importancia de trabajar en ambos aspectos. Más aún, por cual deberías empezar primero. 

Mientras que el liderazgo se centra en la capacidad de influir en las personas para motivarlas y lograr que hagan cosas, el autoliderazgo se centra en la autoregulación y autogestión para poder influir en tus propios pensamientos, emociones y comportamientos de modo que seas capaz de generar las acciones necesarias para alcanzar tus objetivos. 

Esta breve distinción aclara la duda de por dónde empezar. 

 

Si no eres capaz de liderarte a ti mismo difícilmente podrás liderar otros aspectos de tu vida. 

 

O lo que es lo mismo, si no eres capaz de general el cambio dentro de ti , tampoco lo podrás generar fuera. 

Y digo “otros aspectos” porque esto del autoliderazgo no va solo de dirigir personas, empezando por ti y terminando por otros, sino que se amplia a un amplio espectro de aspectos. 

Generar nuevos hábitos, cambiar conductas, generar autoconfianza, ser proactivo… y un largo etcétera están directamente ligados al autolierazgo. 

¿Sabes por qué?

 

Pues porque tú mismo eres tu mayor aliado o tu peor enemigo. 

 

Somos tremendamente autosaboteadores cuando se trata de implementar cambios en nuestra vida. 

Recientes estudios en Neurociencia y Psicología Cognitiva están demostrando que el cerebro ejerce un sabotaje sobre nuestras intenciones de cambio por el simple hecho de ahorrar energía. 

Sí sí, como lo oyes. (Pero esto es algo de lo que te hablaré en un futuro post. Bien lo merece). 

Y solo si tomas el control sobre ti mismo, y evitas este autosabotaje eres capaz de llevar a cabo las acciones necesarias para generar esos cambios, crear nuevos hábitos y ser así capaz de implementar con éxito en tu vida aquello que desees.

Por eso es importante que empieces a trabajar en tu autoliderazgo. Que empieces a trabajar en ti para consolidar una base firme, coherente con aquellos objetivos que quieres lograr. 

Te liberes de todo aquello que pueda impedir tu avance, miedos inseguridades, creencias limitantes,etc … 

 

Básicamente se trata de que regules y gestiones tus emociones y las pongas bajo control, a tu servicio y no en tu contra. Haciendo además un análisis en profundidad de quién eres realmente, mirando a la cara tus pros y tus contras. Comprometiéndote contigo mismo a trabajar en ello. 

 

Solo de este modo estarás preparado para abordar con éxito la adquisición de nuevos hábitos, nuevas conductas, nuevas acciones, ahora sí, enfocadas en conseguir tus objetivos. 

Te pongo un ejemplo: 

Son muchas las personas que comienzan una dieta y fracasan y te diré porqué.

Centran su esfuerzo en buscar un profesional que les elabore un plan, un menú acorde a sus necesidades e incluso un seguimiento personalizado.

Esto es, centran su esfuerzo y ponen el foco en lo que es fuera, es decir, en su objetivo y en como conseguirlo.

Pero se olvidan de trabajar en lo que es dentro. Ellos mismos, sus creencias, sus miedos, sus limitaciones… y esto hace que tarde o temprano ejerzan un autosabotaje de su tan elaborado plan que los lleva al fracaso. 

Frases como:

– No lo entiendo, llevo mi dieta a rajatabla, pero cuando me quiero dar cuenta voy a la nevera y pico un poquito de chocolate. De un modo inconsciente, voy y me lo como. 

  –Vale , ( les digo) ….¿Quieres que veamos que hay detrás del trocito de chocolate?.

 Y nos ponemos a explorar. 

Hay necesidades detrás de ese pedacito de chocolate, resistencias provocadas por miedos y limitaciones, falta de autoconfianza, de autoeficacia, de motivación… ¡Y tu propio cerebro llevándote la contraria!. 

En definitiva falta de autoliderazgo. Si no trabajas en ello tarde o temprano comerás ese pedacito de chocolate y tu tan definida, elaborada y exitosa dieta se irá al traste.

 

O por ejemplo:

Con cada vez más frecuencia me encuentro con líderes que quieren implementar en sus equipos nuevos modelos y métodos de trabajo.

Estos nuevos métodos y modelos de gestión de trabajo y de equipos implica también cambios en el estilo de liderazgo. Y un cambio en el estilo de liderazgo implica un cambio a nivel personal del líder. (No olvidemos que detrás de cada rol hay siempre una persona).Y esto va de nuevo ligado al autoliderazgo. 

Cada vez se ve con más frecuencia empresas que invierten un pastón en implementar este tipo de nuevas metodologías y ven como estas fracasan o no obtienen los resultados  deseados debido a la falta de flexibilidad por parte de líderes y, por supuesto, otros de componentes del equipo.

Se ha de trabajar en las propias personas, además de en los métodos y programas  a implementar.

 

Liderar lo que es dentro, para liderar lo que es fuera. 

 

Llegados a este punto creo que entenderás porqué te digo que trabajar el autoliderazgo es de vital importancia.

Si eres capaz de ejercer un autoliderazgo efectivo habrás consolidado la base necesaria para abordar aquellos objetivos que deseas alcanzar sin autosabotearte. 

Además cuenta con numerosos beneficios extra. Por ejemplo:

Una persona que trabaja en su autoliderazgo es capaz de entender los problemas de autoliderazgo de otras personas. Su propia gestión emocional y la de otros.

Esto genera un aumento de empatía, tan necesaria para establecer relaciones más productivas y gratificantes.  

Por otra parte, trabajar en nuestro autoliderazgo incrementa notoriamente el conocimiento que tenemos acerca de nosotros mismos, y esto nos permite alinear nuestras decisiones con quienes somos realmente, en coherencia con nuestros principios y valores mas profundos. Esto eleva notablemente nuestra motivación personal, nos convierte en personas proactivas y nos capacita y empodera aún más para alcanzar nuestras metas.

Los padres que ejercen un autoliderazgo efectivo sobre sus propias emociones por ejemplo, están mostrando a sus hijos como gestionar las suyas. Recuerda que somos un ejemplo a imitar por ellos. 

Elevarás de este modo la Inteligencia Emocional de tus hijos, y esto los convierte en personas más autosuficientes, independientes y flexibles al cambio, entre otras cosas.  

Y así un largo etcétera.

Así que no lo dudes, ponte a trabajar en un autoliderazgo efectivo y ya me contarás los beneficios que te aporta. 

Como siempre estaré encantada de que compartas tu opinión, espero tus comentarios.

: )

You have Successfully Subscribed!

 

¡Sí! Quiero una sesión gratis

You have Successfully Subscribed!

¡Sí! Quiero una sesión gratis

You have Successfully Subscribed!

¡Sí! Quiero una sesión gratis

You have Successfully Subscribed!

¡Sí! Quiero más información

You have Successfully Subscribed!